EL MOVIMIENTO DEL BLACK METAL Y SUS CONSECUENCIAS

Si siempre se ha insistido, y mas en nuestros tiempos, que el rock/metal no es violencia, no se puede decir lo mismo de uno de sus subgeneros, el Black Metal, un estilo musical que lleva sus creencias y vivencias mucho mas alla de la música, llegando en ocasiones a límites desoirbitados.
Lastrado por drásticos acontecimientos a lo largo de la historia, ha sido uno de los generos de los que si se puede afirmar con firmeza que han llevado sus actos violentos mas alla de sus letras, centrando sus bases en idelaes de la era vikinga, la exaltación de la fuerza, el guerrero como hombre ideal, la guerra como fin en sí mismo, la violencia vista como virtud son ideales vikingos que esta gente creyó y que explican la gran cantidad de delitos que hicieron famoso este género musical.

Noruega, su sede por antonomasia, siempre ha sido un país pacífico, visto por muchos el modelo europeo a seguir por su política y economía, a pesar de ello el Black Metal a gozado siempre de gran fuerza y reconocimiento en tierras nórdicas, llevando en ocasiones a acontecimientos drásticos que han dado la vuelta al mundo, dichos acontecimientos han sido causados por un ideal religioso al cual se aferra con fuerza el Black Metal, la religión politeísta nórdica era vista como la propia y natural de Noruega, la cual fue destruida y sustituida con la llegada del catolicismo tras la invasión romana. Esta nueva religión nunca llego ha ser bien aceptada en los paises nórdicos, por tanto, como símbolo del retorno a la época dorada vikinga, como noruegos sentían el deber de rechazar el cristianismo y expulsar esa religión de su país considerando que se debía volver a la remota religión politeísta vikinga. Muchos, sin embargo, únicamente deseaban la erradicación del cristianismo, y como símbolo de ello se autoproclamaron satanistas a pesar de carecer de culto organizado de adoración y sin tener relación alguna con la Iglesia de Satánica.

Dichas divergencias religiosas llevaron a actos tales como la quema de iglesias y profanación de tumbas. Alrededor de 1992-1998, 52 iglesias fueron quemadas, 15.000 tumbas fueron profanadas y sus cementerios fueron pintados con símbolos satánicos por toda noruega, entre las estructuras religiosas más importantes que fueron incendiadas fue la iglesia medieval Fantoft, cerca de Bergen, quemada el 6 de junio de 1992, con una fotografía de lo que quedo de la estructura Fantoft Stave, la portada del álbum Aske de Varg Vikernes (músico, compositor, cantante y uno de los creadores del género musical Black Metal noruego), quien fuera sospechosos del delito aunque no se encontraron pruebas, pero si lo hallarían culpable de los incendios provocados a las capillas Holmenkollen y Skjold.

Alejándonos un poco del rechazo hacia el catolicismo, el Black Metal ha estado siempre relacionado con la muerte, siendo protagonista de atroces asesinatos. Varg Vikernes tambien fué culpable del asesinato a sangre fría de Euronymous

 (guitarrista de la banda noruega de Black Metal Mayhem y dueño de la discográfica de metal extremo Deathlike Silence), quien a su vez, Euronymous, había envenenado con cianuro a un joven polaco, no se sabe por qué cometió ese delito, dicho delito fue descubierto después de su muerte a través de una carta de un conocido en la que revela el homicidio.

En otro homicidio cometido por Bård G. Eithun

 (alias Faust), batería de Emperor, en 1992, Faust desveló en una entrevista los detalles del asesinato por el que fue condenado a 14 años de prisión. En agosto de ese año, Faust se encontraba contemplando el estadio Olímpico Lysgårdsbakken de Lillehammer, donde se celebraría la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Lillehammer 1994, cuando un hombre se le acercó y le preguntó si quería irse con él al bosque. “Yo no había estado bebiendo ni nada parecido. Simplemente decidí, con mucha calma, acabar con la vida de este hombre. Quizá mi subconsciente me dijo que tenía derecho a hacerlo porque él era gay.” Faust accedió y le siguió al interior del bosque donde le apuñalo repetidas veces hasta la muerte. “Él gritaba: ‘¡No!’, pero me volví loco y seguí apuñalándole una y otra vez. Cuando estuvo en el suelo con los ojos cerrados, le di una patada para asegurame de que realmente estaba muerto. Después volví a casa con la mente completamente en blanco, como un zombie.”

Otro caso relacionado, aunque esta vez no fue un asesinato sino un suicidio, fue el de Per Yngve Ohlin. El 8 de abril de 1991, Per Yngve Ohlin (alias Dead) vocalista de la banda Mayhem, con tan solo 22 años se suicidó en una de las propiedades de la banda. Sus compañeros lo describían como una persona pesimista, extraña e introvertida, con tendencias emocionales depresivas sin embargo era muy conocido por sus actuaciones infames y perversas en el escenario. Estaba tan obsesionado por la muerte que enterraba sus ropas semanas antes de algún concierto, para sentir “la esencia de la muerte”. También se dice que tenía un cuervo muerto en una bolsa, y antes de empezar un concierto, olía esa bolsa, según él, para “inhalar la muerte”.

El compañero de grupo, Øystein Aarseth, (alias Euronymous), encontró a Ohlin muerto, tenía el cuello y las muñecas cortadas y un tiro de escopeta en la cabeza. La nota de suicidio decía: “Perdonad toda la sangre”, además de una disculpa por haber disparado dentro de la casa. Al parecer primero intentó cortarse las venas para morir desangrado en el bosque, pero le pareció eterno el morir, así que volvió a la casa y se disparó. Aarseth en lugar de llamar a la policía de inmediato fue a una tienda cercana y compró una cámara desechable para fotografiar el cadáver, una de estas fotografías fue usada para la portada del álbum en directo Dawn of the Black Hearts.

 Algunos aseguran que Aarseth tomo varios trozos del cerebro y los cocinó, para comérselo y que hizo un collar con trozos de su cráneo. También se rumorea que Aarseth mandó trozos del cráneo a bandas que consideraba dignos, como el grupo suizo Samael. Según el batería de Mayhem, Blomberg, Morgan Steinmeyer Håkansson (alias Evil) del grupo Marduk aún conserva trozos del cráneo de Ohlin. Tony Särkkä (alias IT), del grupo Abruptum, también dice tener pequeños trozos.

Estos sucesos causaron un gran revuelo en el mundo del Black Metal, aunque poco a poco la escena de comienzo de los años ’90 fue desapareciendo, también debido al encarcelamiento y muerte de algunos de sus miembros principales.

A finales de los noventa surgió una nueva hornada de músicos noruegos, que aunque influenciados por todos estos grupos, adoptaron unas nuevas formas en cuanto a técnica y profundidad, siendo mas remarcada la mitología nórdica que el satanismo y la muerte y dandose más a conocer fuera de sus fronteras adoptando el inglés como idioma principal de sus letras (algo que todavía muchos no les han perdonado), dandose el caso de grupos como Dimmu Borgir, The Kovenant, Susperia y sobre todo Old Man’s Child.

Sin embargo, han surgido diversas agrupaciones que continúan con la tendencia de los fundadores de dicho movimiento y manteniéndose en el underground a diferencia de los grupos antes mencionados, ejemplos claros 1349 (banda), Taake, Tsjuder, etc. Pero además, muchos de los viejos grupos siguen en píe y lanzando discos, la mayoría ya algo alejados de sus raíces pero aun así coservando eso que los caracterizó como puede ser Mayhem, Darkthrone y Emperor entre otros.

Sin duda alguna el Black Metal ha sido un gran movimiento lleno actos dignos de sus letras y creencias, más allá de la moralidad y el sentido común ha protagonizado innumerables acontecimientos sanginolentos enmarcados en gran medida por sus bases religiosas y manchando de fuego y sangre una tierra que siempre ha sido conocida por su actitud pacífica, aquí se enmarcan algunas de las tantas historias atroces que envuelven este genero que sin lugar a dudas ha dado y seguira dando mucho que hablar.

Fuente principal: Wikipedia.

escrito por Jesús Míguez.