Wacken Open Air, 1º día por Kit

         Antes de nada, dar las gracias a la organización del festival por darnos el placer y por que no decirlo la flipada máxima al ofrecernos la oportunidad de asistir a uno (por no decir al) de los mejores y grandes festivales del mundo con pase de prensa y poder acercarnos a los componentes de las bandas tras los conciertos, entrar al foso y hasta la cocina para hacer fotos y a esa zona VIP que nos dio la vida después de algún concierto.

Día 1
            El primer día de festival nos levantamos mas o menos pronto, puesto que nos habían dado los esperadísimos pases de prensa para este grandísimo festival, y había que ir a buscar el check point. Anduvimos horas bajo un sol abrasador (si si, que en Alemania el sol quema) dando vueltas como idiotas por el precioso pueblo de Wacken, el lugar estaba muy mal indicado y después de preguntar con nuestro fabuloso ingles, de parar a la policía para que nos ayudaran y estar a punto de pasar del press pass e irnos a por pulseras como las de todo el mundo nos encontramos a dos alemanes que andaban igual de perdidos que nosotros, a si que nos pusimos a rebufo y conseguimos llegar detrás de ellos. Con nuestras pulseritas y nuestras tarjetas volvimos a la zona contentos como unas castañuelas.
            Decidimos entrar a pipear la zona del festival ya que nos habíamos dado una buena vuelta por el pueblo, y como el primer día no abren los escenarios grandes pasamos por la carpa, que por fuera parece la típica carpa de circo blanca y roja, para acabar en la zona medieval donde tocaba un grupo con gaitas y laúdes (muy apropiado para el lugar ), acabamos por no verlo porque al lado del escenario había un tío que te regalaba no se que si conseguías subir una escalera de cuerda y tocar la campana , solo que nadie fue capaz, también lo intentaron clavando hachas y jabalinas, pero nada, nuestros chicos son un poco incompetentes jeje.
            Más tarde me encontré, sin saber muy bien como, mirando miss camiseta mojada, antes de que Sr. Lobo tirase de mí para que subiera a formar parte de la exhibición huí del lugar, y acabe volviendo para ver el final del concurso. Realmente jamás entenderé a los hombres, ni a las mujeres que suben a sobarse unas con otras a un ring mientras un centenar de cabestros se dedican a gritarles de todo más salidos que un pico de una mesa. Lo que si que no entendí fue por qué la chica se quedo desnuda delante de ellos pero para hacerse una foto conmigo en el backstage sintió la necesidad de vestirse…
            Quería destacar algo que en nuestro querido país falta y mucho, y es la hospitalidad y el como se vuelcan los habitantes de este pueblo con el festival y sus gentes. De nuestro primer día allí no tengo nada mas que añadir, andaba flipada aun sin creerme donde estaba, con la sonrisa puesta en la cara
            Escrito por Kit