SEXO, DROGAS, Y ROCK&ROLL

Ser un Rock Star siempre a ido mucho más allá de grabar discos, dar conciertos y transmitir con la música, ya sea por placer o por inconsciencia descontrolada, ser una estrella del rock acarreaba aclamar al sexo opuesto hasta puntos desorbitados,

desfasar en el backstage con todo tipo de sustancias psicotrópicas y sobre todo, por ello, para ello y con ello, con mucho Rock&Roll, tal vez la época más dorada del género fué la conocida como la hera del Rock ácido, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Led Zeppelin, Black Sabbath… de los 60 alos 80 la música rock ya no era solo música, era una idelogía, una religión, un fanatismo al que seguir dejandose la vida en ello, un modo de vida llevado al más puro extremo.

Las fans se amontonaban para gozar de un rato íntimo con sus aclamadas celebres estrellas, lujurias desfasadas que movían masas, aquellos ídolos de adolescentes y no tan adolescentes, solo ellos saben lo que realmente ocurría detrás de un escenario o a las vísperas de un concierto.
Woodstock 1969
Woodstock, el mayor ejemplo de descontrol y gozo, la meca de las drogas, miles de fanáticos del rock se amontonaron para aclamar a su ídolo Sexo, Drogas y Rock&Roll, con sus mesías Hendrix, Who, Joplin, Cocker entre muchos otros, ¿cuantos hijos se engendraron bajo esos campos de paz?, el amor flotaba por las praderas al son de la música al la par que las drogas correteban con la gente al ritmo de los timbales, ácido, anfetas, heroína, crack y muchas otras, algunas innombrables han tenido un protagonismo casi mayor que la propia música con la que se las relacionaban. Decía Mick Jagger que las drogas habían terminado desbancando de su lugar al pretérito ‘sexo’ en la leyenda “sexo, drogas y rock ´n roll”, de manera que ahora rezaba: “drogas, sexo y rock ´n roll”, y razón no le faltaba, muchos de los músicos y promotores del género fallecieron a causa de las drogas, empezando por el rey del rock, Elvis Presley, el cual fué ayado en la bañera de su mansión de Graceland, con 130 kilos de peso, no fué el alcohol ni la heroína, sino una sobredosis de anfetaminas y barbitúricos con los que trataba de frenar su sobrepeso, lo que acabo con él a los 42 años.
Janis Joplin 
Janis Joplin, la cantante blanca del blues y rock, su cara de niña, sus vestimentas hippies y sobretodo su potente voz dieron la vuelta por el mundo, tantos conciertos, tantos eventos en los que descubrió la heroína que acabó con ella a los 27 años, cuando se decía que se había desintoxicado, se hallaba grabando Pearl, su disco postumo, cuando Janis tomó un chute de heroína pura que acabó con su vida en 1970, antes aún de que hubiese terminado el disco.










Bon Scott
Bon Scott, grandioso cantante de la famosa banda de Hardrock AC/DC, después de haber estado tomando unas copas, su amigo Alistair Kinnear se ofreció para llevarlo hasta su piso en Victoria. Durante el viaje, Kinnear percibió que Bon se había dormido, algo bastante normal para cualquier persona tras una noche de copas. Pero Kinear no pudo ni siquiera sacarlo del coche una vez que llegaron a su destino, y optó por llevárselo a su propia casa, tras no conseguir despertar a Scott, derrotado una vez más en su intento por retirarlo del coche, decidió dejarlo dormir en éste. 15 horas después, al volver al coche y encontrarse con Bon totalmente inconsciente, aterrorizado, lo llevó hasta el Kings College hospital. Pero la pesadilla se había tornado realidad y Bon ya estaba muerto. Tenía 33 años. La causa certificada de su muerte fue “intoxicación etílica” y “muerte accidental”, “Broncoaspiración” es decir, se ahogó con su propio vómito, lo que fue desmentido por el mismo Kinear años después en una revista de rock.

Jim Morrison
 Jim Morrison, vocalista del famoso grupo The Doors, quien se convirtió en un icono de rebeldía, cantante, poeta y alcohólico, protagonista de innumerables revueltas. Fué ayado también en una bañera, en Paris, este icono de la música culla imagen había recorrido todo el mundo, murió a la edad de 27 años con el cuerpo inchado por los efectos del alcohol.
Jimi Hendrix
Jimi Hendrix, considerado por muchos el más grande guitarrista de la historia, una imagen de la música, del que se dice que en los conciertos tocaba puesto de ácido hasta más no poder, con una pequeña herida en la frente y el pañuelo impregnado en ácido llegaba a las cotas más altas del extasis y lo transmitía con toda su pasión a través de su guitarra. Falleció el 18 de septiembre de 1970, en Londres, quien también murió a la dichosa edad de 27 años debido a una mezcla de somníferos y alcohol, al parecer, murió por aspiración de vómito.

Kurt Cobain, ilustre cantante, compositor y guitarrista de la prominente banda grunge Nirvana y también adicto a distintos tipos de drogas, las cuales en varias ocasiones casi consiguen acabar con su vida. Después de varios intentos de suicidio, el 8 de abril de 1994 el cuerpo sin vida de Cobain fue descubierto en una habitación de su domicilio por un empleado de una empresa de instalaciones eléctricas de seguridad, el cual vió el cadáver pensando que era un maniquí, con la excepción de una pequeña cantidad de sangre que salía de su oído. Dicho empleado encontro una nota de suicidio en un pequeño jarrón de flores. Al lado del cuerpo se encontró una escopeta con la que Kurt se quito la vida de un tiro en la cabeza.
Cobain murió a los 27 años de edad uniendose asi al “Club 27″ (grupo de músicos fallecidos a los 27 años de edad, como Robert Johnson, Brian Jones, Jimi Hendrix, Jim Morrison y Janis Joplin).

Kurt Cobain
Estos son algunos de los celebres ilustres de la música que a causa de las drogas vieron estrellada su carrera artística dejando atrás un grandioso legado y dejando mucho por ofrecer y esque como dijo el actor estadounidense James Dean quien murió a la temprana edad de 24 años en un accidente de coche haciendo honor a su celebre frase, “Vive deprisa, muere joven y dejarás un bonito cadáver”.
Escrito por Jesús Míguez.

               http://www.wikipedia.org/