Crónica concierto Apocalipsis molón


 Unos días atrás, comentamos la noticia de que Gigatrón volvía a las andadas con el incombustible Charly Glamour a la cabeza, ofreciéndonos la posibilidad de oírles en el festival Mundo Idiota. Un concierto que muchos llevaban años esperando.
Unos días mas tarde volvíamos a tener a este grupo en la web, dándonos la oportunidad de participar en el video promo con el que regresaban a la carga y un concierto post clip. Ni lo pensamos, todo el equipo dijo “Yo voy”.

 Así que, dando aviso de que los brutales nos dirigíamos a Valencia a dar un poquito por culo (que es lo que hacemos en realidad, para qué engañar a estas alturas), cogimos coche y carretera dirección Sur. Tras 4 horas y pico de viaje y perdernos un poco por la ciudad conseguimos llegar. No pudimos asistir a la grabación pero logramos NUESTRO PROPIO VIDEO. Una entrevista con la que podréis deleitar vuestros sentidos y más obscenos pensamientos, aderezada con alguna parte del concierto que dieron después a su horda, que colgaremos en breve.

 Aun así, no nos adelantemos a los hechos. Cuando llegamos al lugar de encuentro, que cómo iba a ser otra cosa que un bar, encontramos un cartel enorme con el nombre de los Gigatrón y un batallón de melenas con hachas y espadas, mas heavys que el viento, sentados en las mesas y en el suelo hartándose de cerveza. Nos recibió Roberto, al que quiero hacerle una mención especial por tratarnos tan guay, por no ponerse borde por que me confundiera de dirección (que hay mucho tonto suelto que se hubiera cabreado) y dejarnos usar imágenes del concierto. ¿Que no cuela no? Que coño por ser el primero y seguro que no el último, en llamarme jefa, se ve que sabe reconocer lo que ve. Como andaban rodando una cacería de pijos, nos sentamos a esperar mientras nos íbamos entonando con el lugar, ya se sabe allá donde fueres haz lo que vieres.

Total que por fin, después de que un crío nos atacara con una lluvia de hachas y un greñudo borracho nos gritara incongruencias,  vimos aparecer por el horizonte a quien tanto ansiábamos ver, y tuvimos la oportunidad de grabar una entrevista a Gigatrón. La verdad que fue algo rápida y no pudimos hacer todas las preguntas que nos hubiera gustado, pero aun así nos fuimos satisfechos. Y marchamos ha hacer tiempo hasta que diera la hora de ir al concierto. Aquí tengo que darle las gracias a Pili de parte de todos por cedernos su hogar y darnos un lugar donde poder comer y resguardarnos de la lluvia.
Unas horas después nos poníamos en marcha para ir a la sala a comprobar si era verdad eso de que volvían

Apocalípticos. Sinceramente, y lo comente con el Sr. Lobo, estoy acostumbrada a los conciertos a los que asisto en Madrid, que si no toca Maiden, en las salas estamos los cuatro gatos de siempre, cosa que siempre me ha parecido tristísima, todos somos muy heavys pero luego nadie se mueve por el heavy… A lo que iba, lo que me sorprendió era la cantidad de gente que había ahí metida,  saltando, gritando, “sacando sus cuernos al sol”, cantando todas las canciones… dándolo todo vaya. Fue sorpresa, pero grata, muy grata, porque realmente esperaba todo lo contrario.

 El concierto fue genial, para que engañarnos, demostraron que vienen con fuerzas y con ganas de hacer el ganso.

El local estaba lleno de fricazos adoradores de ídolos a cada cual mas extraño y estrafalario. Si habéis visto el video de Apocalipsis Molón (si no, estáis tardando que es buenísimo, os dejo el enlace http://www.youtube.com/watch?v=aj-VqQEPYgM ) hay un tipo que sale con un jamón, o más bien un hueso roído de jamón, solo quería que supierais que era un jamón auténtico porque yo le veía de lejos y pensaba que sería de coña, como todo lo que llevaban los demás, hasta que se acercó diciéndonos que era el tío de Charly, y mientras le mordía la cara a Sr. Lobo me dio a sujetarlo y me pringue entera de grasa, y así fue como descubrí que el jamón era real. Entre personaje y personaje, graciosísimos por cierto, apareció como siempre el borracho pesado de turno al que empiezas chocándole la mano y terminas diciéndole de mala hostia que se pire porque te esta puteando. Al final, como buenos piratas, nos llevamos nuestro botín para Madrid, una baqueta y un cuerno vikingo.

 Como primera vez y última me voy a poner un poco pastelosa y abandonar la brutalidad porque la verdad que personalmente esto me hacía mucha ilusión y siempre lo recordaré como el primer concierto que cubrimos fuera de nuestra ciudad, lo que para nosotros significa dar un gran paso hacia delante que es hacia dónde constantemente nos esforzamos por llegar. Gracias por hacernos pasar un día absurdo y gracioso y a la oportunidad que se nos brindó.

Kit.