Concierto Rocket + Bonfide, sala EGO Live


El pasado día 28 de Octubre pudimos asistir a una buena noche de Hard Rock de la mano de dos bandas, una de ellas que está empezando a crecer y darse a conocer, ya hemos hablado con anterioridad sobre ellos en nuestra web, cuando los conocimos e incluso se dejaron entrevistar en dicha ocasión, no son otros que Rocket. El otro grupo está girando ahora por España presentando su nuevo álbum y en poco tiempo ya son uno de los grandes de éste genero actualmente, en ésta ocasión pudimos disfrutar de la música y simpatía de los Bonafide, que están girando ahora mismo acompañados por grupos españoles que comparten el mismo rollito, como pueden ser Romeo o las Pl Girls.



Rocket
 Nos dirigimos Kit y yo a la sala EGO Live en Alcalá de Henares, una sala que era la primera vez que íbamos, y a la que pensamos volver en próximos eventos. Comenzaban los Rocket, mucho más grandes que la última vez que los habíamos visto (Octubre del año pasado) pero no solo en altura, si no también en su música. Han mejorado mogollón a base de esfuerzo y horas de ensayo y eso se nota y agradece. Es un grupo más sólido, más compacto y con el mismo espíritu y ganas de comerse el mundo. En el primer concierto que coincidimos ya nos fliparon y siguen por el mismo camino. Comenzaron la noche con su tema Addicted to Speed, canción que abre el concierto dejando muy claro que estos cinco chavales llevan el Rock en las venas. Tema con buenos solos y que la voz se notaba que estaba aun calentando. Comentar que la sala EGO me pareció cojonuda en cuanto a sonido y espacio, muy de agradecer. El segundo tema fue Steel Wheels, muy cañero, con un solo muy bueno por parte del chaval de la Gibson Les Poul, y el batería con muy poco te saca unos ritmos cojonudos, muy buena labor. Anunciaron la venta de su EP por solo 3  € y nosotros encantados de la vida que lo compramos. Continuaron con Jekyll & Hyde, un tema en el que se luce por completo el cantante, es un poco más calmada que los demás temas, pero con bastante calidad, solo un pequeño detalle y es que hubo una parte en que se susurra o se habla al público en el que, por lo menos yo, no entendía nada de lo que nos dijo el cantante.
Rocket
Llegó uno de los momentos de la noche, cuando el cantante comentó que harían la única versión de la noche y sería un tema de Deep Purple, pues su cantante favorito es Glen Hughes, pero tocan Burn, que es interpretada por David Coverdale, no lo entendí mucho, pero bueno, fue una muy buena versión, con algún fallo por parte de los guitarras, pero la voz y el bajo perfectos. El público se comportó de manera genial durante todo el concierto, muy conectados con el grupo y en éste tema se notó.
Poco a poco fue llegando el final del concierto, y lo dieron todo con el tema que ya tiene videoclip, We Love RnR con solos de cada instrumento, y se convirtió por completo en una fiesta toda la sala.
 Muy buen concierto, han mejorado mogollón los chavales de Rivas y no hay que perderlos de vista. En muy poco tiempo ya han tocado en el festival En Vivo de Madrid y ahora están teloneando a Bonafide, dónde estarán mañana.
 Un breve descanso, toca piti, repostaje, comentar con los colegas el concierto de Rocket y prepararnos para el plato fuerte de la noche, llegaba el turno de Bonafide. Hubo más público para este concierto (nunca podré entender a esa gente que compra la entrada y solo ve al grupo principal, y no disfruta, apoya y da la oportunidad al nuevo grupo, si no les damos la oportunidad, esto no puede continuar) y tomaron las primeras filas a pie del escenario. Bonafide es un grupo que lo compone gente de calidad y con muchas tablas, y eso se nota que saben cómo interactuar con el público y se los meten en el bolsillo desde el primer tema. Arrancó la noche con Doing the pretty tema de su nuevo álbum “Ultimate Rebel”.  En líneas generales fue un buen concierto, con el grupo muy seguro y para ser su segundo día consecutivo tocando en Madrid, no parecían nada cansados, en todo momento tenían detalles tanto hacia la prensa como hacia el público en general, público que estaba muy entregado al grupo.
Bonafide
 Se marcaron varios temas cojonudos como Dirt Bound, The Mess, la siempre genial Hard Living Man, Down, Rebel Machine… y entre tema y tema sucedían los momentos de la noche. Las posturitas del bajista, Martin Ekelund,  un showman por completo, mezcla de Nikki Sixx y un gótico raro, que en todo momento jugueteó con el público con miradas, morritos y posturitas de lo más cómicas. Y si no lo digo reviento, odio los bajistas que no hacen nada en los grupos, un bajo tiene muchas posibilidades musicales, y en éste grupo consagrado el bajo posa y no toca, es un bajo de relleno por completo, que marca una línea melódica, acompaña en alguna ocasión y poco más, en más de una ocasión podías ver al grupo tocando y a él con las manos colgando, aplaudiendo, o cualquier cosa. Pero con menos postureo y más calidad, el verdadero protagonista de la noche fue el guitarra solista Mikael Fässberg. Se metió a gran parte del público en el bolsillo desde el principio saliendo al escenario con una camiseta del Frente Atlético y gran parte del público se tiró todo el concierto con gritos de “Atleeeti”, muy a lo spanish people. Por lástima, también fue protagonista por un problema con el equipo técnico, el amplificador murió, y fue una putada por que estábamos en mitad de concierto y dejó de sonar la guitarra, por suerte los técnicos de la sala estuvieron muy atentos con el problema y lo intentaron solucionar lo antes posible, sacando cabezales, amplificadores e intentando arreglarlo como sea. Mientras se solucionaba el problema, el resto del grupo no se estuvo quieto, y como dicen los Queen, Show must go on, y eso hicieron. Continuaron con un par de temas sin su guitarra solista, pero que lo cubrieron con más fiesta aun, bajándose Pontus Snibb a cantar directamente donde el público, dejándose querer un poco.
Bonafide
 Fue llegando el final de la noche, pero el público quería más y llegaron las versiones y los bisses, con dos temas más, uno del mítico Ray Charles I don’t need no doctor y el otro tema fue de los The Who I Can’t explain.
 Y eso fue todo en una noche de Hard Rock por partida doble, en la que agradecemos al equipo de la sala EGO Live las comodidades que ofrece a la prensa, a los grupos y lo más importante, al público, con precios bastante baratos y muy buenas instalaciones, buen sonido de la sala y ya hemos comprobado que en caso de emergencia, saben reaccionar. Esperamos volver en más ocasiones.
Calius. 


Si queréis ver mas fotos de Kit de la noche podéis hacerlo en Facebook