Evo, Oker y Mr. Wilfred: Sala We Rock

El pasado 10 de Mayo, teníamos una cita especial en la sala We Rock de Madrid, y es que han pasado 30 años desde que el grupo Evo dejase los escenarios, hasta ahora. Su retorno viene con un disco bajo el brazo, llamado “Puta Pasta”. Para la ocasión, los grupos que acompañarán a los catalanes, serán dos bandas jóvenes y de Madrid, como es el caso de la banda de aires ochenteros Oker, y la banda de hard rock Mr. Wilfred.

 El grupo más joven fue el primero en tocar, estábamos citados sobre las 20:30, y al llegar nos encontramos con muchas personas en la puerta del recinto y alrededores, lo que nos hizo pensar que habría demoras con el inicio del concierto. Nos decidimos a entrar y qué sorpresa, el concierto ya había comenzado, pero entonces me pregunté ¿y toda esa gente que estaba fuera? Pues sí amigos, a los españoles nos sobra el dinero, y como somos un público que apoya al metal al máximo, nos permitimos el lujo de comprar una entrada y ver solo al grupo que nos gusta (o que son nuestros colegas) y al resto, que les den. Luego nos preguntaremos por qué se cierran salas y pondremos la triste noticia en nuestros muros de Facebook, pues es por éstos motivos, entre otros, por los que desaparecen grupos, salas, y el rock está tan jodido.

 Pero me voy a centrar en el conciertazo que se dieron estos jóvenes talentosos rockeros, que ahora se llaman Mr. Wilfred, pero la caña la siguen repartiendo igual, o más. Llegamos para uno de sus temas estrella Jekyll and Hide con una sala también casi vacía dentro, un sonido que deja mucho que desear, y cinco chavales sobre el escenario que les importa cero todo esto, y ellos se dedican a darnos un show en condiciones, a darlo todo en cada tema. Las primeras canciones que nos perdimos son Addicted to Speed; Fly High, Sky Dive y Tail of The Rat.

 Después de pasar por su tema Red, llegaba la hora de algo nuevo, de lo que están preparando para su próximo trabajo, nos ofrecieron su nuevo tema Party Stripper un tema muy fiestero, como dice su nombre, muy movido, con un aire a Poison pero mucho más potente, con una parte instrumental cojonuda a mitad de tema donde se lucen los intérpretes, mientras el cantante no para de moverse por el escenario. Para su siguiente tema, éstos chicos nos tienen acostumbrados a ofrecernos alguna cover dentro de su set list, para ésta ocasión fue de una de nuestras bandas predilectas, Depp Purple, Highway Stardonde los chavales se salieron, pese a algún desafine en la voz, pero es que estamos hablando de una de las bandas más grandes del rock, y si tocasen en ésta sala, sonarían igual de mal. Un sonido demasiado alto y más aun para tan poca gente. Con esto, pasamos a los temas finales, Get Ready donde el cantante juguetea con el público (cada vez más y parece que tienen algo más de vida) y reparten tralla por el escenario, un tema muy bueno. Para terminar el concierto, se despidieron con We Love Rock n’ Roll donde el público participó, se entregó y Mr. Wilfred no se quedó atrás, dando lo que les quedaba sobre el escenario. Desde la primera vez que los vimos hace dos años o así, en la sala Piratas, a hoy día, éstos chavales no han parado de hacer lo que mejor saben, puto rock and roll rápido, directo y electrizante. Son una banda muy buena, que han crecido muy rápido y no paran, por ahora no se les ve el techo y eso es muy bueno.

Finalizado el primer concierto, era la hora la viajar en el tiempo, cardarnos el pelo, ponernos las mallas y prepararnos para escuchar un concierto de Heavy Metal con todas las letras, clásico, fácil y directo. Era la primera vez que veía a Oker en directo y tenía curiosidad. Sabemos que tienen su gran séquito y se notó, pues la sala se llenó a la mitad de pista. Comenzaba el concierto con un tema que era un adelanto de lo que nos iba a deparar Dale Caña con un mejor sonido referente al concierto anterior. Jose, el batería, no para ni un solo segundo, como nos tiene acostumbrados, las guitarras están bien sincronizadas, el bajo hace un buen trabajo armónico, y Xina, la cantante, se salió. Lolo, el guitarra rítmico, quiso dedicar a la fallecida del bar Orion, Yoli. El siguiente tema es La hora de actuar donde la cantante se luce por completo, aunque aun persisten algunos problemas con el sonido. En éste concierto el público se las sabe todas y no paran ni un solo segundo. Su tercer tema es donde se asientan realmente en el escenario, El Traidor mucho más potente que los anteriores, y donde destacó aunque esté feo decirlo, su cantante por encima de los demás. Le sigue Burlando a la Muerte, mucho más pausado, repetitivo y donde los puntos fuertes son la batería y la voz. El quinto tema es Luchar es tu fe donde destaco a tres miembros, uno de ellos es Jose, el batería incansable, otro es a Alvarito, su guitarra solista, situado en una esquina del escenario, sin apenas llamar la atención, pero si nos fijamos, es el que reparte la caña en la guitarra, le da ese sonido especial de los 80’ con unos fraseos muy buenos, y por último Xina, la joven cantante que cada vez lo hace mejor, otro diamante en bruto que hay que pulir y que va por muy buen camino, con ese pedazo

chorro de voz que lo lleva por donde quiere, le da la clase al grupo sin duda mientras que Luisito y Lolo son la imagen del grupo y los que animan al público, sin parar de moverse por el escenario y regalar sus posturitas a los fotógrafos. 


Llegaba la hora de la balada Héroe Perdido donde se cumple todo lo que he mencionado anteriormente, sonando al principio solo la batería, guitarra solista y voz, entrando poco a poco hasta unirse toda la banda en ésta buena balada. Tras la balada era la hora de volver a despertar al público, y para ello tocaron Voy a Marcharme un tema 100% ochentero, rápido, pegadizo y en el cual el público se entregó por completo cantándolo de principio a fin junto a la banda. Y llegaba el colofón final, uno de los ya himnos entre sus seguidores, Joven rockero un tema con una letra muy ochentera, y tras esto llegaba el turno del tema de su videoclip y con el mismo nombre del grupo OKER muy cantado entre el público (gran parte de él sale en el mismo vídeo). Y como final de concierto Rebeldes de Acero para dar fin a un concierto cargado de sentimiento de rock de los ochenta desde el público al escenario.


 Inicio del tercer y principal concierto, treinta años después vuelve EVO, y para sorpresa de todos, el público ha vuelto a desaparecer. Se vacía en cierta parte, y como se mencionó desde el escenario “Somos pocos, pero buenos”. Así comenzó el concierto del cuarteto catalán, cuarteto que era un trío a comienzo del concierto, sonando el Rock n’ Roll Barcelona sin el cantante, hasta que aparece con el mítico casco del disco “Animal de ciudad”. Con su tema Sangre y metal quedó patente que esos 30 años han pasado a Evo por encima, por que la voz sigue prácticamente igual, y por ahora, el mejor sonido de la noche. Pronto se dejó sonar el primer tema del nuevo disco, Puta pasta muy acorde con los tiempos que corren, donde se incluye pequeños guiños a bandas como Obús o Barón Rojo en la letra, también en relación al actual circo que se ha montado con el rock y Telecinco… maldito dinero.

 Y no dejamos de lado a Obús, por que los primeros en apretar el botón de la catástrofe mundial fueron los Evo con su tema Quién apretó el botón, un tema con un sonido muy ochentero en sintonía y con sentido al grupo. Buitres del mal es otro tema del nuevo disco, un tema elaborado, oscuro. Comenzaron a sonar los clásicos como Noches de rock y de alcohol o como pueda ser el tema dedicado a la muerte, Chica Sex,y que nos atrapa con su belleza, y con una sala cada vez más llena y que se va animando poco a poco y también un tema donde el guitarrista se marca un solo cojonudo. La siguiente canción fue Hechicera Blanca, dedicada a la cocaína, tan de moda en el rock como lo pueda estar en el Pop, el Blues, Tecno y hasta en el congreso, no vayamos a etiquetarnos aquí como los únicos drogatas, y hablando de drogas, éste tema tiene un inicio muy Van Halen, quizá otro pequeño guiño por parte del grupo, que a su vez ha estado muy correcto en cada momento en el escenario, ofreciendo un buen directo con un sonido mucho mejor.
 Otro tema del nuevo álbum, Cuerdas Oxidadas, dedicada a todos aquellos que tras 30 años siguen moviendo el cotarro en esto del rock, y que no cambia pase lo que pase. Perdedor, es un tema que se autodedica el cantante, pues intentó triunfar en la música y fracasó (en sus palabras) aun que tras lo visto en la We Rock quizá tenga que replantearse éste tema, por que sonaron cojonudos. Tema que parece muy realista con la situación del rock actual en España gracias a que el gobierno apuesta cada vez más por la incultura, gracias a que en la industria de la música triunfa cada vez más el amiguismo, y que triunfa quién más pueda pagar y no quien mayor talento tenga. Y tras esto, otro himno de los ochenta, Estoy hecho polvo, tema coreado y bailado por gran parte de la sala. Y ahora, otro del nuevo álbum que demuestra además por donde irá su siguiente proyecto, es el tema Muerde la hierba y con ésta canción me surge una sorpresa, y es que hemos visto los últimos trabajos de grupos que vuelven o que sacan disco tras triunfar en los años 80’ y todos vuelven con la misma esencia en sus letras, pero con un sonido mucho más elaborado, trabajado, sofisticado, alejándose de ese sonido fácil y simple de los 80’. Y a la vez, hay muchas bandas actuales que trabajan por conseguir ese sonido de años pasados, esa imagen, esa vida, cuando los que lo pasaron, cada vez se alejan más de todo ello, yo no le encuentro sentido a nada.

 Vamos con los temas más míticos, solo con el intro el público ya sabe qué tema es, Piso el Gas, tema cercano al Speed Metal, muy rápido y cañero. En Vida Cruel se rompió la caja de la batería, pero continuaron como fuese, y es otro tema del último disco, donde tratan los problemas de la Tierra, de cómo el hombre se la ha ido cargando poco a poco, una letra con compromiso y carácter.

 Como gran final, Animal de Ciudad, donde el rock resurgió de las cenizas, con una conexión plena con el público, quizá el tema donde más se nota el cambio de voz con los años, pero aceptable de todas formas; seguido de esto llega Cuero Viejo y como gran final de una noche de rock Haz explotar tu volcán.

 Vimos gente de todas las edades, con grupos de todas las edades. Fue una buena noche de rock, pero me fui de la sala con ese sabor agridulce, agrio por parte del público, que siguen a grupos que abogan por un metal unido, de sentimiento y corazón, pero que se permiten el lujo de comprar una entrada (nada barata) y quedarse fuera mientras suenan otras bandas. Y dulce, por el retorno de una banda tan mítica como pueda ser Evo, que ya lo vimos en un Leyendas del Rock, y que están en un buen nivel musical, mucho mejor que algún grupo que lleva tocando desde los ochenta también, y que ahora no llegan ni a la mitad de lo que hacían. A la vez vimos dos bandas jóvenes, cada una con su estilo bien definido, y con su sello de distinción como imagen.

 Calius. 

Si quieres ver mas fotos del concierto pincha aquí o visita nuestro facebook