SobryMusic Festival: opinión personal.

En ésta ocasión, nos dirigimos camino a la sala Caracol (Madrid) para una reapertura un tanto sorprendente tras su “cierre”. Era el segundo fin de semana del SobryMusic Festival, tras un exitoso fin de semana anterior en la We Rock de Madrid.

El cartel para éste día consistía en 3 bandas dentro del gran elenco de Sobry Music y una banda invitada, los gallegos Mutant Squad que serían los encargados de inaugurar el festival. Hay que ver lo que han mejorado y crecido como banda estos tres locos mutantes desplegando su gran tralla sobre el escenario. Por suerte, contaban con bastante gente pese  a las tempranas horas. Son una banda de thrash muy potente, y a la vez muy técnica, son 3 grandes músicos cobre el escenario y cada uno maneja de forma sublime su instrumento, dejando muestra de ello en solos cojonudos, ritmos frenéticos y momentos de gran disfrute. Se mostraron muy compactos sobre el escenario, y animaron bastante al público que se vino arriba con unos cuantos circle pit y pogos. Desde aquí agradecer a Arturo de Destroyer Management por permitirnos asistir a disfrutar de un concierto de la ostia rodeados de buena gente.

La siguiente banda fue Violent Eve descargando con gran fuerza su show con otros tantos seguidores. Una sala prácticamente llena y en la cual las primeras filas eran un hervidero de gente deseando descargas de furia desde el escenario. Muy buen grupo que lo dieron todo sobre el escenario, su cantante J. Jurado no paró ni un solo momento quieto entregando el 100% a un público sediento de sangre. Gran voz, con varios cambios de tonos y siempre muy correctos. Fue la despedida de su bajista Dani Fernandez, le deseamos suerte.

Ahora, llegó la sorpresa de la noche, por lo menos para mi. Había oído hablar muy bien de éstos chicos, pero nunca había tenido la oportunidad de verlos en directo y desde ahora están en mi lista de favoritos y anclados en mi reproductor. Ellos son Dawn of the Maya, desplegando un hardcore muy fresco y lleno de fuerza. La palabra clave de éste show es “frescura” y “conexión”. A mi me dejaron sin palabras, es la pura realidad al tópico de que si sales a comerte el escenario y a entregar el 200% el público te lo agradecerá y te devuelve esa energía. Su vocalista Igor dijo una frase que me tocó bastante “Vamos a escuchar con la mente abierta” y es como debemos ser, no por que no conozcamos a un grupo o no sea nuestro rollo, coger y pirarnos sin darles la oportunidad, con Dawn of the Maya yo me quedé perplejo, sintiendo esa energía y me lo pasé de puta madre. Transmite mucho ésta banda desde el escenario y eso no lo consiguen todas las bandas.

Por ultimo el plato gordo de la noche, justo antes de presentar su nuevo disco Oceanide, el mismo día que presentaron por sorpresa su tema “Oxígeno”, llegaron Vita Imana para darnos un puñetazo en la cara con su show. Así suena y así es lo nuevo de los madrileños, directo al cuello, oscuro, denso, con gran fuerza. Aun así, no dejaron de repasar sus grandes éxitos con sus anteriores discos tanto Uluh como En otro Lugar. Sin miedo y sin pelos en la lengua me atrevo a decir que son una de las mejores bandas a nivel nacional y me quedo bastante corto. Muy pocos grupos llegan a su nivel musical, su entramado compositivo, y su gran fuerza en el escenario con una conexión increíble con el público, entregado desde el primer segundo, hasta el final. Es un grupo que cuando se termina su concierto, inmediatamente miras a la persona que tienes al lado y solo dices “BUAAAAAA”. Son una recarga de pilas.

Por ultimo, mi gran reflexión sobre lo vivido en éste festival. Lo primero, agradecer a David Sobrino por atreverse con una apuesta de doble fin de semana en Madrid, una ciudad muy criticada en cuanto al tema de público. Ha sido una organización total y de calidad, con unos precios fantásticos ofreciendo bonos anticipados, entradas a unos muy buenos precios por ver a 4 bandas por cartel, y sin duda muy arriesgado. Pero a las pruebas me remito, si te la juegas, si apuestas con gran fuerza y con gente que merece la pena, da resultados. Competían el segundo fin de semana nada más ni nada menos que con Scorpions, colgando su “no hay entradas” en sus dos días (a unos precios de 60€ más o menos) por ver a una banda en su 3 o 4 retiro y la cosa continua mientras el oxígeno llegue. Decimos que el panorama nacional está acabado, que no hay relevo, que las salas no se llenan … y luego pagamos 60€ por ver a Scorpions (por poner un ejemplo). PUES NO SEÑORES !!!!! El panorama nacional está muy vivo, o por lo menos lo está cuando las cosas se organizan con calidad, con precios razonables y unos carteles de la ostia, entonces el público contesta. Mis más sinceras felicitaciones a Sobry Music y a toda la gente que trabajó para darnos unos fin de semanas tan buenos.

Calius.